Este martes, Theresa May, dio su último discurso como primera ministra británica de Reino Unido. “Me preocupa el estado actual de nuestra política”, comentó. También explicó la dificultad de combinar pragmatismo con la defensa de los principios.

“No basta con hacer promesas que no puedes cumplir o decir a la gente lo que quiere oír”, expresó, en lo que era una referencia velada a Boris Johnson. May dio este discurso en Chatham House, la sede del Real Instituto de Asuntos Internacionales.

En sus últimas palabras como primera ministra, lo que tenía que decir era el resultado de 50 años dedicándose a la política. “No podemos dar por garantizados los principios sobre los que se fundaron nuestros éxitos pasados”, dijo May,“Si no somos capaces de conservar nuestra herencia liberal, todos pagaremos un alto precio”, añadió.