En Londres el consejo conservador de Westminster ha tomado la polémica decisión de apagar toda su red de cámaras de seguridad con el fin de reducir gastos.

Esto supondría que si esta medida se aprueba, para el próximo 1 de septiembre 75 cámaras se apagarán ahorrando hasta 1 millón de libras al año.

Los líderes de la oposición y expertos policiales han criticado dicha propuesta.

David Videcette, miembro del cuerpo policial ha afirmado que esto sera una gran perdida para la policía ya que estas cámaras son una fuente primordial para investigaciones y para hacer frente a comportamientos antisociales, crímenes o drogas.

La cámaras de seguridad de Transport for London y de los negocios privados continuarán funcionando con normalidad.