Un grupo de forenses argentinos que ha estado involucrado en la investigación del caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, en México, dijo que no existen evidencias científicas que muestren que los jóvenes fueran incinerados.

El reporte, que fue realizado por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), llegó a la misma conclusión del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, enviado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en septiembre pasado.

El informe, que ya fue entregado a la Procuraduría General de la República, pone en evidencia las contradicciones en la investigación oficial.

Por su parte, el Gobierno asegura que “la verdad histórica” de lo ocurrido es que los estudiantes fueron incinerados en un basurero.