El Gobierno de México está estudiando la posibilidad de legalizar la goma de opio y la amapola con fines médicos y de investigación científica. Esta iniciativa plantea crear un plan piloto en el Estado de Guerrero, el principal productor de amapola del país azteca.

México es el principal país productor de opio de América y desde 2007 la Secretaría de la Defensa Nacional ha erradicado unas 87.000 plantaciones por año de amapola.

La Comisión Nacional Contra las Adicciones también anunció que ha iniciado un estudio sobre la aplicación de la amapola y sus derivados en tratamientos médicos.

La idea es crear una propuesta de ley que se prevé que se presente al Congreso de la Unión antes de que termine 2016, según informó el diario El Universal. El Gobernador del Estado de Guerrero, Héctor Astudillo, se ha mostrado a favor de la regulación de estos cultivos.