Miles de manifestantes han salido a las calles de varias ciudades estadounidenses para protestar contra la elección de Donald Trump quien este martes se convirtió en presidente de Estados Unidos tras unos comicios muy cerrados.

Durante la protesta, en la que participaron sobre todo jóvenes, y que se desarrolló en Nueva York, miles gritaron el lema “No mi presidente”. Mientras que otros quemaron efigies de pelo naranja del empresario.

Trump se convertirá en el 45º presidente de Estados Unidos después de obtener una sorpresiva victoria sobre Hillary Clinton.

Ahora Trump se reunirá con el actual titular de la Casa Blanca, Barack Obama, para las conversaciones encaminadas a garantizar una transición fluida.

Obama, que había calificado a Trump de “improcedente” para el cargo y había hecho campaña contra él, instó a todos los estadounidenses a aceptar el resultado de las elecciones del martes.

“Ahora esperamos su éxito en unir y liderar el país”, dijo. Clinton también dijo a sus partidarios que Trump tenía que tener una “oportunidad de liderar” al país.