Miles de pasajeros de la Southern Rail, una de las principales líneas de trenes que conecta a Londres con los suburbios, son afectados por una nueva huelga que ocasionó esta mañana caos en el transporte público.

Los pasajeros han tenido que enfrentar dificultades para llegar a sus trabajos debido a que los conductores de trenes dedicieron ir a un paro por una disputa laboral con los jefes de la compañía.

Varias rutas principales en la capital, entre ellas las que terminan en London Bridge y Victoria, dejarán de funcionar por 24 horas.

La compañía, que describe la interrupción como algo “totalmente innecesario”, advirtió que no habrá servicio en algunas rutas y solo funcionará un número limitado de trenes.