A partir de este lunes miles de pasajeros se verán afectados por una huelga de conductores ferroviarios, que durará cinco días. Los trenes que realizan el servicio de Southern Rail se retrasarán y cancelarán durante esta semana, con motivo de la disputa que está teniendo el operador ferroviario con los miembros del sindicato RMT.

La huelga se inició a media noche, después de que no llegaran a un acuerdo, tras los tres días de negociaciones que hubo la semana pasada entre las dos partes. Habrá piquetes en los trenes del sur, incluyendo Victoria y Brighton.

Los propietarios de los trenes del sur, Govia Thameslink Ferrocarril (GTR), dijeron que habían ofrecido nuevas garantías en puestos de trabajo a la unión, a pesar de que sigue adelante con planes para cambiar el papel de conductores a finales de este mes.

Por su parte, el secretario general de RMT Mick Cash, afirmó: “Esta acción ha sido forzado en nosotros por la soberbia y la inacción de Govia Thameslink y el Gobierno que han dejado claro que no tienen ningún interés en la resolución de este conflicto o en la lucha contra el caos diario en el sur”.