Según informó el diario Público, el ministro de Interior de España, Jorge Fernández Díaz, presionó al jefe de la Oficina Antifraude catalana, Daniel de Alfonso, para que filtrara a los medios de comunicación investigaciones relacionadas con políticos de Cataluña, en concreto de Convergencia Democrática de Cataluña y Esquerra Republicana de Catalunya.

En una serie de grabaciones, que se efectuaron en el despacho del ministro durante 2014, antes de la celebración de la consulta soberanista del 9 de noviembre que fue anulada por el Tribunal Constitucional, se recogen una serie de conversaciones en las que Fernández Díaz presiona a De Alfonso para que filtrara investigaciones sobre políticos como Francesc Homs o Felip Puig.

Según Público el objetivo de estas conversaciones era desprestigiar a los partidos independentistas, e incluso, que pudieran ser empleados como indicios de prevaricación. El diario informó de que las intenciones del ministro eran encontrar datos comprometedores de los políticos catalanes.

Las autoridades catalanas ya han solicitado la destitución de Daniel De Alfonso. El ministro del Interior Jorge Fernández Díaz ha comentado que estas declaraciones son “sesgadas” y “calumniosas”. La mayoría de las fuerzas políticas españolas han solicitado la dimisión de Fernández Díaz.