El fabricante de vehículos Mitsubishi Motors admitió este miércoles que falseó los test de emisiones de partículas contaminantes de más de 600.000 vehículos, de los cuales 468.000 pertenecen a Nissan y el resto fueron producidos para la propia Mitsubishi.

Este miércoles, Tetsuro Aikawa, presidente de la compañía se presentó ante los medios para explicar que ha puesto todos los detalles en conocimiento del ministro de transportes del país nipón. Parece ser que fue Nissan la encargada de alertar de “inconsistencias” en las emisiones de partículas contaminantes por lo que realizaron una investigación en la que se descubrió que estas emisiones habían sido trucadas.

La compañía comenta que ha parado en seco la producción y venta de estos vehículos y que ha organizado una investigación.

Este suceso ha incitado la caída de las acciones de la empresa en más del 15% en la Bolsa de Tokio, su mayor caída desde el año 2004 y eso que antes del cierre llego a superar el 17%.