Este viernes la organización internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) anunció que renuncia a los fondos europeos como protesta ante sus “peligrosas” y “dañinas” políticas migratorias.

Desde la institución reclaman a las autoridades europeas un cambio drástico por la forma de actuar que están teniendo ante los refugiados, que actualmente se está basando en que no pisen suelo europeo y en no garantizar sus derechos, ni prestarles ayuda humanitaria, comenta la organización.

Durante una rueda de prensa en Bruselas, Médicos Sin Fronteras aseguró que el acuerdo en la Unión Europea, se ha presentado como una solución humanitaria, pero esconder el sufrimiento en alta mar no tiene nada de humanitario. También manifestaron que el intento de externalizar la crisis ha propiciado el cierre de fronteras.

La decisión de renunciar a estos fondos será de efecto inmediato y se aplicará a los proyectos de Médicos Sin Fronteras de todo el mundo. Durante 2015, la organización recibió 37 millones de Estados miembros de la Unión Europea, 19 de las instituciones de la UE y 6, 8 millones de Noruega.