El explorador británico Henry Worsley, no pudo cumplir con la proeza de convertirse en la primera persona en cruzar la Antártida sin ningún tipo de ayuda, murió en un hospital en Chile por una “deficiencia completa de sus órganos”, según informó su esposa, Joanna.
Worsley, quien tenía 55 años, fue transportado por aire a la Clínica Magallanes en Punta Arenas, en el sur del país, después de enviar un mensaje por radio pidiendo ayuda.

El ex miembro del ejército dijo que estaba exhausto y que sufría de deshidratación.
Para ese momento se encontraba a 48 kilómetros de completar la hazaña, su aventura había comenzado hace 71 días.
Había recorrido 1.469 kilómetros con esquíes, empujando un trineo en el que portaba la tienda y los suministros y afrontando temperaturas de -44º. Uno de los objetivos de Worsley era recaudar fondos para una fundación destinada a ayudar a soldados heridos, gente menos afortunada que él, decía. Pretendía reunir 100.000 libras y las donaciones han superado las 106.000.

El príncipe William de Inglaterra dijo que tanto él como su hermano, el príncipe Harry, se encontraban muy tristes por la pérdida de un hombre que consideraban un amigo y una inspiración.
También David Beckham dijo que sentía afortunado por haber conocido a Henry”, quien “le sirvió a nuestro país por muchos años”.