La parlamentaria laborista Jo Cox murió tras haber sido apuñalada y tiroteada a plena luz del día en Birstall, West Yorkshire, Reino Unido.

La policía detuvo a un hombre de 52 años que no ha sido identificado.

El jefe interino de la policía, Dee Collins, informó que no buscan a nadie más en relación con el crimen.

Según testigos, tras el ataque Cox, de 41 años, quedó tumbada en el suelo, sangrando.

Además, un hombre de 77 años sufrió heridas leves.

Un helicóptero de los equipos de emergencia trasladó a la mujer al Hospital General de Leeds, que ahora permanece custodiado por agentes de policía.

A raíz del ataque se cancelaron las campañas relacionadas con el referendo del 23 de junio.

El primer ministro David Cameron escribió en Twitter: “Nuestros pensamientos y oraciones están con Jo y su familia”.

En declaraciones a la prensa el mandatario describió a Cox como “una estrella brillante”, “un miembro del parlamento comprometido”, “con un gran corazón” y preocupada por el bienestar de los refugiados.