Hadid murió de un ataque cardiaco en un hospital donde era tratada por una bronquitis.

La arquitecta fue la primera mujer en recibir la Medalla de Oro del Instituto Real de Arquitectos Británicos en reconocimiento a su trabajo.

Entre sus diseños se destaca el Centro Acuático de Londres.

Además: la Serpentine Gallery en Londres, el Museo Riverside en Glasgow y el Opera House de Cantón, China.

Nacida en Bagdad y educada por monjas francesas, Hadid llegó a Inglaterra cuando tenía 20 años. Bajo el auspicio del ambicioso arquitecto holandés Rem Koolhaas, Hadid consiguió crear dibujos con lenguaje propio.

Cuando se graduó en 1977, Koolhaas la describió como “un planeta en su propia e inimitable órbita”.

Su estilo también ha sido definido como “neofuturista” y se caracteriza por fuertes formas curvas y estructuras extensas.

Decía estar convencida de que los edificios deben alimentar el alma.

“Las ideas fuertes nunca fallan”, dijo en 2004.