Trabajó en “La pistola desnuda” y “La leyenda del Indomable”, entre otras películas, y también, en la serie “Dallas”.

El neoyorquino George Harris Kennedy, Jr. proviene de una familia ligada a la actuación, ya que su padre era pianista de obras teatrales en Broadway y su madre Helen era bailarina.

Su primer papel en cine, fue como uno de los gladiadores que  apoyan al protagonista en la mítica “Espartaco”, de Stanley Kubrick, pero adquirió notoriedad con su papel del duro terrateniente Nathan Dillon en “Una razón para vivir”, drama protagonizado por el cantante Jimmie Rodgers.

Uno de sus personajes más destacado fue Dragline, enorme matón de la prisión a la que va a parar Luke (Paul Newman) en “La leyenda del indomable”, icónico drama carcelario de Stuart Rosenberg con el que ganó el Oscar a Mejor Actor de Reparto en 1968.

También fue parte a la exitosa serie televisiva “Dallas” como el magnate Carter McKay, y alternó trabajos en TV con su rol como el capitán Ed Hocken, jefe de Leslie Nielsen en “La Pistola desnuda”, dirigidas por David Zucker.

En los ’90 trabajó en “Golpeando las puertas del cielo”, del alemán Wim Wenders, que contaba con guión y la actuación del notable Sam Sheppard y transcurría en el Oeste. También tuvo un papel en la exitosa novela estadounidense de la tarde, “The Young and The Restless”.