El tenista Andy Murray vuelve a convertirse en héroe nacional al ganar por segunda vez el grand slam de Wimbledon tras vencer a Milos Raonic.

Pero lo más llamativo después de la victoria fue una referencia que hizo al primer ministro David Cameron quien se encontraba en el torneo.

En una entrevista posterior al partido después de su victoria en sets corridos, Murray le dijo a la BBC que ser primer ministro era una “tarea imposible”.

La mención de Cameron, que estaba sentado al lado de su madre en el palco real para el partido, provocó abucheos de algunos miembros de la multitud.

El tenista replicó: “Creo que jugar en una final de Wimbledon es duro, pero desde luego no me gustaría ser primer ministro. Es una tarea imposible”.

La voz de Murray quebró cuando le dijo a su familia: “Yo los amo a todos ustedes.”