La moda de tomarse selfies en lugares extremos ha sido causa de numerosos accidentes durante el pasado 2015.

El afán por conseguir la foto perfecta en situaciones extremas ha sido el motivo de muchos accidentes, algunos de ellos mortales.

Bajo la idea firme de que no merece la pena arriesgar la vida por un selfie nace el concepto #Besafie, siendo Noruega el primer país en lanzar una campaña de concienciación y comunicación sobre este importante tema. #Besafie (la unión en inglés de Be safe —ten cuidado— y Selfie) sigue las pautas del “Código noruego de montaña” en el que se definen unas reglas básicas de seguridad en la naturaleza que se enseñan, aplican y cumplen desde edades tempranas.

En Noruega todo el mundo conoce y respeta estas normas cuando se realizan actividades en la naturaleza. El objetivo principal de la campaña internacional #Besafie es concienciar a los turistas de la importancia de la seguridad en la montaña, que empieza por una preparación previa al inicio de la actividad al aire libre. Además de esto, #besafie aspira a prevenir a los viajeros sobre el mal uso y posibles peligros del selfie en entornos extremos en los que uno puede perder fácilmente la noción del espacio y la distancia.