El primer ministro británico, David Cameron, anunciará que una nueva legislación, para que las empresas sean responsables penalmente si sus empleados ayudan a evadir impuestos, será introducida este año, en un intento recuperarse tras el escándalo de los ‘Panamá papers’.

Cameron publicó sus declaraciones de impuestos el domingo para tratar de calmar las críticas sobre su manejo de la publicación de la crisis y admitió que se había beneficiado de la venta de su participación en el fondo de su padre en el 2010.

Cameron lidera los esfuerzos para persuadir a los británicos que voten a favor de la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea.

“Este Gobierno ha hecho más que cualquier otro para tomar medidas contra la corrupción en todas  sus formas, pero iremos más allá”, dirá Cameron según extractos de su discurso difundidos por su oficina de Downing Street.

“Por eso vamos a legislar este año para que las empresas que no eviten que sus empleados faciliten la evasión fiscal sean responsables penalmente”, dirán en su discurso.