Nueve personas fueron detenidas después de los enfrentamientos violentos que estallaron en una manifestación anti-inmigración en la ciudad de Dover, Inglaterra, este sábado.

La policía de Kent dijo que una persona sufrió una fractura en el brazo y cinco personas tuvieron lesiones menores, después de que activistas de derecha y de izquierda se enfrentaran en la ciudad costera.

Bombas de humo y objetos como ladrillos y piedras fueron lanzados cuando activistas antirracistas organizaron una protesta contraria a una marcha anti-inmigración, que se desarrollaba en el centro de la ciudad. La policía arrestó a un hombre de 41 años de edad, de Gillingham, bajo sospecha de poseer un arma y protagonizar escenas violentas.

protesta antiinmigracion dover
Protesta anti-inmigración en Dover. Express.co.uk

Varias organizaciones extremas dieron discursos sobre lo que llamaron la “tercera escoria del mundo”, con un altavoz reclamando a Jeremy Corbyn que “odia todo lo británico y está destruyendo Gran Bretaña”, según reportó la prensa del Reino Unido.

Diane Abbott, diputada laborista por Hackney  y Stoke Newington, se encontraba entre los que viajaron a Dover para unirse a la protesta antifascista. La ciudad fue escenario de un enfrentamiento permanente entre antifascistas y los grupos de extrema derecha liderado por el Frente Nacional. Al final de la jornada las autoridades británicas habían detenido a nueve personas. Tras de las detenciones se incautaron varias armas, entre ellas un cuchillo y martillos.

Dover está muy cerca de Calais, donde  se encuentra el campamento de inmigrantes conocido como La Jungla, que alberga  a miles de refugiados que huyen de la guerra y la pobreza en África y en Siria.