Un terremoto de magnitud 7,4 ha sacudido el noreste de Japón este martes y ha causado un tsunami de casi 1,5 metros en la misma zona afectada cinco años atrás por la crisis nuclear de Fukushima, aunque en esta ocasión, sin registrar graves incidentes.

El terremoto ocurrió a las 5:59 am hora local, encontrándose su hipocentro en el mar muy cerca de la costa de Fukushima, a unos 200 kilómetros de Tokio.

Tan pronto como ocurrió el terremoto, las sirenas advirtieron a los ciudadanos que se encontraban a lo largo de la costa afectada que evacuaran los edificios más altos, mientras las autoridades emitían avisos de un posible tsunami de hasta tres metros.

Es la primera vez desde diciembre de 2012 que las autoridades han lanzado una alerta de tsunami como resultado de una réplica del terremoto de 2011.

Durante las seis horas en que la alerta ha estado activa, un total de 11 ciudades han sido evacuadas y más de 9.000 personas abandonaron sus hogares y se instalaron en refugios.

Japón se encuentra en el llamado Ring of Fire, una de las zonas sísmicas más activas del mundo. Como frecuentemente experimenta terremotos, la infraestructura de la nación está diseñada para soportar los poderosos temblores. Sin embargo, el poderoso terremoto de 9 grados el 11 de marzo de 2011 y el posterior tsunami en la misma zona mataron a más de 18.000 personas y desencadenaron la crisis de la central nuclear de Fukushima.