El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, canceló la reunión que iba a tener este lunes con el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, en Laos después de que éste lo insultara por criticar su plan de lucha contra la droga.

El presidente filipino trató de suavizar las críticas tras la anulación del encuentro, que se encuentra dentro de la cumbres de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Duterte aseguró que “no tiene ningún problema con Estados Unidos” y lamentó que Obama se tomara sus comentarios de manera “personal”.

Después de conocer el insulto, Obama comentó que espera que Filipinas y Estados Unidos mantengan sus lazos, pero canceló la reunión. Al parecer el líder filipino reaccionó “Debe ser respetuoso; que no me haga preguntas (sobre la lucha antidrogas) ni haga declaraciones. Hijo de puta, le insultaré en ese foro. Nosotros ya no somos colonia de Estados Unidos. ¿Quién se cree que es este hombre? Mi único dueño es el pueblo filipino”, dijo textualmente Duterte, según informaron las agencias de noticias. Duterte reaccionó así, después de las críticas de Estados Unidos ante la guerra contra la droga que está llevando en Manila.