A casi dos años de las presuntas ejecuciones sumarias de al menos 12 personas en México, la Oficina de Naciones Unidas de Derechos Humanos expresó preocupación por la falta de resultados en las investigaciones.

Siete uniformados fueron arrestados por vínculos con los asesinatos ocurridos el 30 de junio de 2014 en un almacén en la localidad de Tlataya.

La portavoz de esa Oficina de la ONU, Ravina Shamdasani, consideró que el caso está plagado de irregularidades y continúa en la impunidad.

“Llamamos a las autoridades mexicanas a garantizar una investigación rigurosa, eficaz, imparcial, independiente y rápida en este caso emblemático. Las pesquisas deben prolongarse para examinar a todos los que puedan ser responsables, incluidos militares de alto rango con responsabilidades de mando, así como aquellos que hayan manipulado u ordenado la manipulación de las evidencias en el escenario del crimen”, dijo.