Algunos parlamentarios laboristas se preparan para enfrentarse a Jeremy Corbyn si gana la batalla del sábado y no hace elecciones para decidir el liderazgo del gabinete en la sombra. El equipo del líder laborista considera que habrá que hacer sacrificios por parte de las dos posiciones del partido, después de que los resultados de la votación sean anunciados.

El equipo de Corbyn ha llevado a cabo una serie de reuniones en las últimas cuatro semanas, en un intento de persuadir a los parlamentarios rebeldes a unirse a su equipo y poner fin a la doble ocupación de puestos de trabajo que ha sido necesaria, tras la ola de renuncias que siguieron al referendo por el Brexit.

Pero muchos dicen que no se han acercado o se niegan a servir sin un mandato de sus colegas en el grupo parlamentario laborista,  y se están preparando para lo que se llama “convivencia” con Corbyn de los diputados sin cartera.

Una fuente del partido de alto nivel dijo que en el gabinete de Corbyn había más de 60 puestos vacantes. Por su parte, el equipo de Corbyn, es optimista sobre sus perspectivas de victoria sobre su rival por el liderazgo, Owen Smith, creen que pueden ganar suficientes MP para reforzar su gabinete en la sombra, empobrecido sin tener que ceder en las elecciones, a pesar de que dijeron que la cuestión era “para discusión”.