Australia venció a Nueva Zelanda en la final del rugby seven femenino y se quedó con la medalla dorada en Río sin embargo los aplausos se los llevó una integrante del equipo de organización de los Olímpicos, Marjorie Enya quien una vez finalizada la premiación decidió invadir el campo de juego y pedirle matrimonio a su pareja y jugadora la selección de rugby de Brasil, Isadora Cerullo.

La pareja intercambió anillos lo que seguramente será una de los momentos importantes de los Juegos Olímpicos. El matrimonio igualitario, que permite los lazos entre personas del mismo sexo, fue legalizado en Brasil hace unos años.