El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, contó en su primera entrevista en la presidencia el pasado lunes, que quiere terminar la legislatura y por lo tanto, no convocará elecciones hasta junio de 2020.

El dirigente español ha justificado esta decisión porque quiere “normalizar” la vida política en el país. Sánchez comentó que a principios de julio se reunirá con el presidente de Cataluña,  Quim Torra, y pensó que era razonable que se envíe a las cárceles catalanas a los políticos secesionistas una vez que haya terminado la instrucción de la causa.

La entrevista que concedió a Televisión Española, se convirtió en la primera que otorga como presidente del Gobierno, después de haber ganado el pasado 1 de junio en el Parlamento una moción de censura.