El jueves el congreso peruano aprobó una ley que habilita a la fiscalia a exhumar e identificar restos con el fin de encontrar a las personas desaparecidas durante el periodo de violencia de 1980 al 2000, y devolver sus restos a los familiares sin necesidad de una denuncia previa.

Según estadísticas de Instituto Medico Legal, hay cerca de 15.731 desaparecido en Perú, a consecuencia de las acciones de violencia del grupo Sendero Luminoso, las fuerzas armadas y las rondas o comités de autodefensa.

La norma crea una oficina en el Ministerio de Justicia con una búsqueda mas pro activa de los desparecidos que no dependa de una denuncia judicial previa. El 80% de las denuncias hasta ahora han sido archivadas, ya que no se ha encontrado al autor del delito y por ello no ordena la exhumación.

La ley también dispone la elaboración de un registro de personas desaparecidas y de sitios de entierro, y un plan para buscarlas.

En el país hay mas de 6.400 fosas como secuela de veinte años de violencia, la mayoría de los desaparecidos eran quechua-hablantes.