Diversas entidades financieras situadas en varias partes del mundo han sido atacadas por piratas informáticos, los cuales han robado 80 millones de euros.

Se investigan varios casos, pero ya hay al menos tres casos confirmados que podrían estar conectados y algunos más en proceso de investigación.

Los ciberdelincuentes se infiltraron en una red de comunicaciones cerrada y exclusiva de las entidades bancarias. Los responsables de dicha red ya han anunciado un plan de emergencia para reforzar la seguridad de sus futuras operaciones internacionales con otras entidades.

El dinero que fue robado y el que consiguieron interceptar iba a parar a docenas de cuentas en al menos 5 paises no relacionados entre si.