Una niña  nació adicta a las drogas a causa de que su madre tomaba y vendía drogas junto con su pareja desde antes de nacer su hija. Desafortunadamente, la duración de vida para esta criatura fue solo de 4 años de vida.

El Juez los condena a 13 años de cárcel  a cada uno por irresponsables en el maltrato de Poppy.

La pareja de su madre le daba droga desde muy pequeña y su madre lo permitía. El juez la condena como un ser no preparado para ser madre. También le critica su nombre “Poppy”  como un nombre de la droga que le daban a la criatura de 4 años.  De acuerdo con los reportes de los servicios sociales la niña era adicta a la heroína desde su nacimiento y teniendo por desgracia una pareja adicta a la droga Poppy no tenía ningún chance de salvación ya que era un problema para su madre por la relación con su pareja. EL juez menciona que fue una bebe muy desafortunada al tener una madre irresponsable que abusada de ella emocionalmente.

Sus abuelos a pesar de estar pendiente de su nieta no pudieron salvarla. Poopy murió en Junio del 2013. De acuerdo con patología, la niña murió de un ataque cardiaco al estar expuesta a drogas que la pareja dejaba siempre a su alcance