Prince, el autor de Purple Rain, fue encontrado muerto en su residencia de Minneapolis el pasado 21 de abril.

Las autoridades que investigan la muerte de Prince han confirmado que el cantante murió por una sobredosis de opiáceos. El resultado de la autopsia practicada indica que el cantante se administró fentanilo, un opiáceo sintético más potente que la heroína. El papel de los opiáceos en la muerte del legendario rockero ya se barajaba, tras salir a la luz el reiterado uso de fuertes analgésicos por parte del cantante para mitigar los crónicos dolores que sufría.

De hecho, como comentábamos en una publicación anterior, en los días previos a su muerte, Prince sufrió una sobredosis de Percocet, un fuerte analgésico, que lo llevó al hospital.