Las principales ciudades de Estados Unidos, Nueva York, Boston, Washington, Los Ángeles, entre otras, fueron escenario de protestas tras la polémica resolución del presidente Donald Trump de vetar a inmigrantes de siete países de mayoría musulmán, así tengan la green card o permiso de residencia.

En estas ciudades las manifestaciones estuvieron respaldadas por las autoridades locales, que se oponen al veto temporal a refugiados y de ciudadanos de Irán, Irak, Somalia, Yemen, Siria, Libia y Sudán.

Tras el decreto del viernes, miles de personas se concentraron en el aeropuerto JFK de Nueva York, pero este domingo cientos de miles se lanzaron a las calles para pedir que cese la medida.

En Nueva York, donde se encuentra el símbolo de la inmigración del país, la Estatua de la Libertad, más de 10.000 personas se reunieron  para protestar junto con el alcalde Bill de Blasio, quien criticó la nueva política de inmigración de Trump por injusta.

La manifestación en Manhattan fue convocada por varias organizaciones de derechos civiles y de defensa de los inmigrantes.

En Washington, una gran multitud se congregó ante la Casa Blanca, mientras que en Boston miles atendiero la convocatoria del Consejo para las Relaciones Islámico-Estadounidenses.

Se espera que este lunes continúen las protestas para exigir la eliminación de la medida temporal que afecta a decenas de estudiantes y trabajadores de EEUU que son refugiados o inmigrantes que estaban viajando y ahora se quedaron sin poder volver a casa.