El presidente en funciones del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció este jueves que dejará sin efecto académico las reválidas educativas. Las reválidas eran la última medida que debía entrar en vigor con la nueva ley educativa LOMCE y contra las que hubo manifestaciones multitudinarias este miércoles en todo el país.

El anuncio hecho por Mariano Rajoy supondrá que estos exámenes externos se realizarán a modo de diagnóstico. Tan solo se realizará uno en segundo de bachillerato como prueba de acceso a la Universidad y otro en la ESO para saber cómo está el alumnado, pero no será necesario aprobarlo para seguir estudiando.

Estas reválidas seguirán congeladas hasta que se llegue a un nuevo acuerdo educativo. El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, comentó que la prueba de Bachillerato “será muy similar” a la antigua Selectividad y que incluirá “ejemplos y simulaciones”.