Miles de personas que se encuentran en los barrios rebeldes de Alepo, ya tomado por los soldados sirios, comenzaron a ser evacuados, tras un paréntesis por el incumplimiento del acuerdo de cese al fuego.

Este jueves se alcanzó un nuevo acuerdo de alto el fuego que no evitó algunos disparos entre los rebeldes y los soldados de al Assad en el que los peores afectados son los civiles que huyen o se resguardan en la ciudad.

Las agencias de noticias señalan que las ambulancias se han dedicado a trasladar a los heridos mientras que los autobuses evacuaron a otras personas que se encontraban en los barrios orientales de Alepo, según la Cruz Roja (CICR), los rebeldes y el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De acuerdo con la televisión oficial siria, unos 4.000 combatientes y sus familias, y 9.000 civiles abandonen Alepo en este Nuevo operative bajo la supervisión de la ONU.

Según la televisión oficial siria, en el primer convoy sólo había civiles y los combatientes todavía no han salido de la ciudad en la que se siguen registrando algunos ataques. Según el diario The Guardian la evacuación ha vuelto a ser suspendida y un testigo aseguró haber visto cuatro explosiones en el lugar de donde partían los autobuses.