Debido al petróleo barato y la inestabilidad de otros destinos turísticos la cifra de usuarios crece el 12% y toca máximos de 81,6 millones de viajeros en los cinco meses.

Entre enero y mayo la red de AENA recibió 81,57 millones de viajeros, casi un 12% más que en el mismo periodo del año anterior.

Significa que las instalaciones aeroportuarias han superado el récord de 2008, cuando se contabilizaron en los cinco primeros meses 79,9 millones de clientes, el máximo para ese fragmento del año hasta ahora.

Las visitas crecen, en parte por la inercia del sector turístico, motor de la economía incluso en crisis. Pero también por dos vientos de cola que alimentan el récord: “El crecimiento continúa viéndose favorecido por la inestabilidad en algunos de los principales destinos turísticos del mediterráneo y la situación de bajo precio del combustible”, señala la gestora de los aeropuertos.

Las compañías han empezado a repercutir la bajada del combustible en los billetes y durante la primavera muchas han realizado promociones importantes que han permitido llenar más los aviones. Un claro signo de la mayor ocupación se puede ver en el número de vuelos: las operaciones de salida y llegada crecieron en mayo un 6,6%, hasta las 33.053. Los viajeros registraron el mismo mes un alza del 11,3%, lo que significa que los aviones iban más llenos.