El secretario de Irlanda del Norte, James Brokenshire, afirma que Londres y Dublín compartirán datos para controlar a los inmigrantes, utilizando la frontera irlandesa como parte trasera en Gran Bretaña.

Gran Bretaña está tratando de cambiar la primera línea de controles de inmigración en los puertos y aeropuertos de Irlanda para evitar tener que poner una “frontera dura” entre el norte y el sur de Reino Unido, después de la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea.

Según informó el secretario de Irlanda del Norte al periódico The Guardian, informó de que Londres y Dublín trabajarán juntos para reforzar las fronteras de Irlanda contra la inmigración ilegal en el Reino Unido, una vez, éste salga de la Unión Europea.

También tendrán en cuenta la CTA que es una medida que permite la total libertad de movimientos entre los ciudadanos de la las dos islas, una vez el Brexit se lleve a cabo.