El Reino Unido se ha convertido en el primer país occidental en autorizar la manipulación de embriones humanos, que en el futuro permitirá, entre otras cosas, crear niños más saludables.

La Autoridad de Fertilización Humana y Embrilogía (HFEA, según sus siglas en inglés) aprobó que Kathy Niakan, del Francis Crick Institute de Londres, modificara genes de embriones con la condición de que la manipulación fuera solo con fines de investigación científica y que no se implanten a mujeres en tratamientos de fertilización.

kathy-niakan_wide-3589815c956819a33e1957b8af4c206ebc52fb65-s900-c85
Kathy Niakan, investigadora del Francis Crick Institute. www.npr.org

La finalidad de su investigación será “comprender mejor los genes que necesita un embrión humano para convertirse en un bebé saludable”. Los embriones procederán de donaciones de parejas que luego de un proceso de fertilización artificial no han utilizado todos los óvulos fecundados. La investigadora solo podrá trabajar con los embriones descartados durante los siete primeros días tras la fecundación.

La modificación de los genes es un tema muy polémico, pues muchas personas están en contra de que se comiencen a fabricar “bebés de diseño”. La investigadora asegura que su meta es el avance de los tratamientos de fertilización y no la “mejora genética” de los embriones.