El número de personas que dicen que no tienen religión está aumentando rápidamente y significativamente más que la población cristiana en Inglaterra y Gales, según un nuevo análisis.

La proporción de la población que se identifica como no tener ninguna religión -se refiere como “nones”- alcanzó el 48,5% en 2014, casi el doble de la cifra del 25% en el censo de 2011.

Los que se definen como cristianos – anglicanos, católicos y de otras denominaciones- son el 43,8% de la población.

“Lo más sorprendente es que solo una proporción de la población pertenece a una religión”, dijo Stephen Bullivant, profesor de teología y ética en la Universidad Católica de Santa María en Twickenham, que analiza los datos recogidos a través de encuestas sobre las actitudes sociales británicas.

“Lo que estamos viendo es una aceleración en el número de personas que no sólo no practican su fe de forma regular, sino que ni siquiera están marcando la casilla en las encuestas”.

El informe no examinó los datos de Escocia o Irlanda del Norte. Pero, el mes pasado, una encuesta de Escocia encontró que el 52% de la población dijo que no eran religioso, frente al 40% en 1999