Un total de 90.000 padres fueron multados con un estimado de £ 5,6 millones en el último año académico completo por llevar a sus hijos de vacaciones durante el período escolar.

Una investigación publicada en el diario The Guardian, señala que Lancashire emitió el mayor número de sanciones financieras – 4,279 – en el año escolar 2014-15, según el Banco Santander, que recibió respuestas de 129 de las 174 autoridades locales responsables de la educación en Inglaterra y Gales después de una solicitud  amparada en la libertad de información.

El banco encontró que los padres pagaron £ 5.6m- en penas por multas por ausencias no autorizadas de vacaciones – más que el estimado de £ 1.5m emitidos en 2012-13, lo que representa un incremento del 267%.

Al parecer los padres cada vez más están dispuestos a correr el riesgo de una multa “para evitar las subidas de los precios de vacaciones escolares”.

Un council local puede imponer una multa de £ 60, que se eleva a 120 £ si el padre no paga dentro de los 21 días siguientes.#