Partes de Gran Bretaña se paralizarán desde este lunes por los fuertes vientos y lluvias que trae la tormenta Imogen, la tercera que se registra en lo que va de año, tras Gertrude y Henry.

Se espera que el suroeste de Inglaterra y Gales del Sur sean afectados por la tormenta que ha obligado a la Oficina de Meteorología a emitir una advertencia.

Los fuertes vientos impactarán sobre todo en Devon y Cornwall y otras áreas costeras donde podrían producirse grandes olas e inundaciones localizadas.

Algunos ferrys entre el Reino Unido y Francia han sido cancelados. Además, los viajes en tren pueden ser interrumpidos y los conductores han sido advertidos de que las condiciones en las carreteras podrían ser muy difíciles.

Las ráfagas de viento pueden alcanzar las 100 millas por hora en Cardiff y Bristol. Las autoridades pronostican posibles daños a estructuras y el riesgo de que algunos árboles terminen derribados por el viento.