Las defensas automáticas para detener a los piratas informáticos que secuestran sitios web o falsifican dominios obtendrán un impulso de £1.9 bn para desarrollar una estrategia de ciberseguridad nacional.

Con esta medida también se ampliarán las defensas contra ataques que interceptan mensajes de correo electrónico o para bloquear a los ladrones que se hacen pasar por páginas web de bancos. Esta estrategia también ayudará a aumentar las unidades policiales especializadas en delitos online.

La Estrategia Nacional de Seguridad Cibernética establecerá las medidas necesarias para proteger la economía del Reino Unido y la privacidad de los ciudadanos británicos, y también alentará a la industria a intensificar los esfuerzos para prevenir los ciberataques.

Hammond dijo que Gran Bretaña “ahora debe mantenerse al día con la escala y el ritmo de las amenazas que enfrentamos”. Nuestra nueva estrategia nos permitirá tomar medidas aún más grandes para defendernos en el ciberespacio y atacar cuando somos atacados”, agregó.