Los ciudadanos londinenses se plantean prohibir la circulación de vehículos diésel para reducir la contaminación.

La encuesta YouGov ha revelado que un 55% de los ciudadanos londinenses quiere adoptar medidas severas contra los autobuses, responsables según los expertos de gran parte de los gases de dióxido de nitrógeno en el centro de la ciudad.

Un 62% apoya la prohibición de los camiones diésel. Un 54 considera que los taxis diésel deberían dejar de circular en esta área y un 52% piensa que todos los vehículos diésel deberían ser prohibidos.

Así mismo, más de dos tercios de los londinenses opinan que los vehículos que más contaminan deberían pagar  más por circular en la capital.