El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunió este miércoles con el Secretario de Estado para Asuntos Políticos de EEUU, Thomas Shannon, en un intento de establecer un diálogo entre los dos países, que no han tenido embajadores en sus respectivas capitales desde 2010.

“Le he demostrado en una larga conversación nuestro interés por construir una agenda de respeto, una agenda positiva entre el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno revolucionario y bolivariano que dirijo”, dijo Maduro tras la reunión.

Las discusiones se prolongaron durante casi dos horas, el jefe de estado izquierdista dijo a los trabajadores del petróleo que marcharon al palacio presidencial para expresar su apoyo al acosado gobierno.

Las relaciones bilaterales, ya frías tras la retirada mutua de embajadores, empeoraron el año pasado después de que la administración del presidente Barack Obama designó formalmente la situación política en Venezuela como una amenaza a la seguridad nacional de EE.UU..

Maduro dijo que la tarea de establecer un diálogo no es fácil debido a los repetidos intentos de Estados Unidos “para aislar a nuestro país, para intervenir en nuestros asuntos internos.”

Maduro pidió a Shannon que transmitiera a Obama la esperanza del gobierno venezolano   de que el líder de EE.UU. utilizará sus últimos meses en el cargo para mejorar las relaciones con Caracas.

“Venezuela no se inmiscuye con nadie en el mundo, pero tampoco aceptamos que nadie se entrometa en los asuntos de Venezuela”, dijo Maduro.