Las primeras cifras jamás registradas para la mutilación genital femenina (MGF) muestran que entre abril de 2015 y de marzo de 2016 hubo 5.702 nuevos casos en Inglaterra.

Los datos fueron registraron por los médicos y enfermeras que se han visto obligados a hacerlo desde julio de 2015.

La mayoría de las mujeres y las niñas nacieron en África y se sometieron al procedimiento allí.

Sin embargo, 43 niñas nacieron en el Reino Unido y 18 de ellas la tenían.

El verdadero alcance de los abusos se piensa que es mucho más alto con una estimación de 170.000 mujeres y niñas en el Reino Unido que han sido sometidas al procedimiento.

Se cree que otras 65.000 niñas menores de 13 años están en riesgo de mutilación genital femenina.

EL diario The Guardian dijo que la funcionaria Nicola Blackwood recordó que se trataba de un procedimiento ilegal en el Reino Unido.

“La mutilación femenina destroza vidas, y estamos comprometidos a poner fin a esta práctica abusiva.  Con demasiada frecuencia es un crimen oculto, tenemos que conocer la magnitud del problema y por eso estamos recogiendo datos sobre eso en todo el NHS”, dijo.