Rusia acusó este miércoles a Ucrania de enviar grupos armados a Crimea para realizar actos terroristas. Según las autoridades rusas el Servicio Federal de Seguridad (FSB) habría impedido estos ataques en un enfrentamiento en el que fallecieron dos militares rusos en las noches del 6 y el 8 de agosto.

El Servicio Federal de Seguridad anunció en un comunicado que había evitado “actos terroristas preparados por la Dirección Central de Espionaje del Ministerio de Defensa de Ucrania” que iban contra “elementos de infraestructura y abastecimiento vital de importancia crítica”. Este anuncio se realiza cuando se están preparando las elecciones regionales y parlamentarias  de septiembre.

El presidente ruso, Vladimir Putin, acusó a los ucranianos de “pasar al terror” y anunció fuertes medidas de seguridad. Por su parte, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, dijo que las acusaciones del Servicio Federal de Seguridad eran fantasías.

Según el FSB, en la noche del 6 al 7 de agosto se produjo un tiroteo al detectar a un grupo de saboteadores con 20 cargas explosivas en la ciudad de Armiansk. Además, también comunicaron que el 8 de agosto hubo dos intentos de grupos terroristas para entrar a Crimea.