Rusia reforzó su presencia militar en Oriente Próximo con una alianza con Irán, para que despeguen de su territorio los aviones que efectuarán los bombardeos contra el Estado Islámico y el Frente Al Nusra. Teherán ha autorizado estas operaciones, pero aún no tienen ninguna fecha específica.

El ministerio de Defensa ruso confirmó que sus aviones utilizaron el aeródromo de Hamedan, al este de Irán, para efectuar una operación militar en Siria. Según el canal estatal de televisión Rusia-24, es la primera, que realizan, de este tipo. Rusia aumenta su implicación en una guerra en la que está participando desde hace alrededor de un año en apoyo de Bachar al Assad.

Desde Rusia informaron de que los bombarderos Tupolev – 22M3 y Sukhoi -34 despegaron de Hamedan y atacaron objetivos terroristas en Siria, en concreto, en las provincias de Alepo, Deiz Ez Zor e Idlib. Durante estas operaciones se destruyeron cinco arsenales, cuatro campos de entrenamiento, gran cantidad de guerrilleros y tres puestos de mando. De este modo, al despegar desde Irak, las aeronaves rusas ahorran tiempo y combustible para luchar contra sus objetivos.