La comunidad internacional, encabezada por Rusia y Estados Unidos, se reúne este martes en Viena para intentar asentar el inestable alto el fuego en Siria y relanzar las negociaciones para una solución a la guerra mediante la creación de un Gobierno de transición que asegure la marcha del presidente, Bachar Al Asad.

“Hoy se trata de crear las condiciones para que el alto el fuego pactado se cumpla mejor, no sólo en la ciudad de Alepo sino también en sus alrededores”, señaló el ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steimeier, a su llegada al encuentro.

El responsable alemán indicó ante la prensa que en los últimos tres meses, desde que se pactó un acto el fuego, se han logrado avances y un apaciguamiento de los combates en algunas zonas del país, en las que los sirios han podido incluso “volver a sus casas”.

Tras destacar que el encuentro de hoy es “importante y urgente”, Steinmeier reconoció que aún hay “muchas sombras” en el proceso.

En ese sentido, insistió en la necesidad de reactivar el proceso político y las negociaciones que se celebraban en Ginebra.