El futuro del próximo puente de Londres, el Garden Bridge, ha sido puesto en duda, después de que el actual alcalde de la capital británica, Sadiq Khan, detuviera los trabajos preparatorios de la estructura por temor a que esto pudiera implicar más dinero público.

 
Khan respalda la existencia del plan que albergará un árbol de 367 metros y un puente lleno de plantas, pero con la condición de que no se pongan más fondos públicos a disposición de la construcción. Hasta el momento la Administración ha puesto 60 millones de libras de los 175 que costará el proyecto.

 
Transport for London tenía previsto añadir tres millones extra este viernes, pero Khan decidió suspender la decisión hasta que sea examinado por el comité, según informó The Architect’s Journal.

 

El puente diseñado por Thomas Heatherwick, está previsto que se inauguré en 2018.