Lewis Hamilton fue sancionado por haber realizado más cambios de componentes de motor de los permitidos y partirá desde la última fila en el Gran Premio de Bélgica de F1 en Spa-Francorchamps que se disputará el domingo.

La penalización se debe a cambios en el turbo y en el motor eléctrico (MCU-H), que aprovecha el calor que escapa por el tubo de escape. La cuota de componente del motor está estrictamente controlada por los comisarios de la Federación Internacional del Automóvil.

Sin embargo y a pesar de la posición en la que tendrá que comenzar la carrera, el piloto fue optimista: “Vamos a tener una penalización aquí este fin de semana. No me quedan motores. Haré todo lo que pueda para minimizar el impacto que tendrá. Más allá de la sanción, creo que podré continuar con la racha que tenía antes del parón”, señaló Hamilton para la publicación Autosport.