El expresidente francés y actual líder de la oposición, Nicolas Sarkozy, compare este martes ante un tribunal de París, por supuestas irregularidades durante su campaña para las elecciones presidenciales de 2012.

Sarkozy debe declarar ante la justicia por el caso Bygmalion,  en el que se investiga a una empresa que generó facturas falsas por un valor de 18,5 millones de euros, para que la Unión por un Movimiento Popular asumiera gastos de la campaña electoral.

Las facturas emitidas por la agencia de comunicación Bygmalion habrían servido para pagar actos electorales de Sarkozy, sin que pareciera que los había cubierto la campaña, con el fin de no superar el límite legal de 22, 5 millones de euros.

El líder de la oposición francesa podría ser imputado por participar en esta trama o ser considerado como testigo asistido. La justicia deberá decidir qué papel toma el expresidente galo en esta operación, en la que ya hay trece imputados.