Existe un fuerte hermetismo acerca del estado de salud de Michael Schumacher. Son sus allegados los que saben con certeza cómo está el ex campeón de la Fórmula 1.

Según declaró Felix Damm, su abogado, el ídolo de Ferrari “no puede caminar”.

El apoderado debió presentarse ante el juez como parte de la causa que la familia inició contra la revista Bunte, que a finales de 2015 publicó en su portada “Schumacher puede caminar”.

Esa información fue luego desmentida en varias ocasiones, aunque ahora la negativa fue oficializada en un juzgado.

“Está muy delgado, pero puede caminar un poco con ayuda de sus terapeutas. Es capaz de dar un par de pasos. Y también puede levantar un brazo”, había expresado Bunte en su publicación, situación que generó falsas expectativas en los millones de fanáticos del alemán.

El siete veces campeón de la Fórmula 1 se encuentra internado en su residencia de Ginebra, en Suiza, donde tiene un equipo de doctores, fisioterapeutas y especialistas a su disposición las 24 horas del día. El accidente que sufrió mientras esquiaba hace casi tres años le produjo una fuerte herida en su cabeza de la que aún no logra recuperarse.