Según informó Médicos Sin Fronteras, 13 inmigrantes han muerto al día de media durante este 2016, convirtiéndose en el año más mortífero en el Mediterráneo. Este año ni el frío, ni las malas condiciones del mar han detenido el flujo de embarcaciones procedentes de Libia a Italia.

Mientras que en 2015 las embarcaciones pararon de viajar en agosto, este año continúan atravesando las aguas del Mediterráneo. Esta semana fueron rescatadas 2.600 personas que trataban de llegar Europa procedentes de Libia.

Entre el lunes y el miércoles se han hundido tres botes, ACNUR y Médicos Sin Fronteras han denunciado que se desconoce el paradero de 200 personas que iban a bordo de estos botes. En lo que va de año, 4.271 personas han perecido en las aguas del mar Mediterráneo.