Al menos 247 personas han fallecido en el terremoto de 6 grados de magnitud de la escala Richter que ha devastado varias localidades del centro de Italia, aunque el número de muertos irán en aumento pues aún hay decenas de desaparecidos.

En el último recuento provisional proporcionado por Protección Civil, que coordina las tareas de rescate y las ayudas a los damnificados, señala que hay 190 muertos en las localidades afectadas en la provincia de Rieti, mientras que son 57 los fallecidos en la provincia de Ascoli.

Más de 5.400 personas de diferentes cuerpos trabajan en las labores de desescombro y atención a los damnificados. Según los datos de la Protección Civil italiana proporcionados hoy, en la localización de supervivientes cooperan 1.000 agentes de la Policía italiana, 1.060 del Cuerpo de Bomberos, 400 militares y unos 3.000 voluntarios de diferentes otras asociaciones y organizaciones como la Cruz Roja o el Cuerpo Forestal.